La predisposición positiva, una solución muy efectiva para el temor o fobia a hablar en público

Antes de hablar en público, debes pensar en positivo

En un artículo anterior, mencioné que nuestros pensamientos gobiernan nuestros actos. En esta ocasión, quiero tratar con mayor detalle este tema haciendo énfasis en cómo puedes reducir tu temor o fobia a hablar en público por medio de una predisposición positiva.

El temor o fobia a hablar en público que tú sientes, se manifiesta como un efecto de tus pensamientos negativos, es decir, del hecho de pensar que las cosas no te van a salir bien durante tu exposición. Ese tipo de pensamientos, como parte de la ley de “causa y efecto”, contribuyen a que te sientas inseguro(a) y nervioso(a).

La ley de “causa y efecto”, por su carácter de ley, también permite que si aplicas los ingredientes opuestos también obtengas los resultados opuestos. Es decir, una predisposición positiva ante el hecho de hablar en público, hará que te sientas mucho mejor y que vayas preparándote para esa exposición con una mayor autoconfianza.

Una forma fácil y efectiva de lograr una predisposición positiva hacia algo, en este caso hacia el hecho de hablar en público, es repetirte constantemente –en voz alta- frases de ánimo en tiempo presente como estas; “hablar en público es fácil, me gusta” o “yo puedo hablar muy bien en público, para mí es algo muy natural”. Cada vez que te repitas estas frases positivas, y otras más que tú puedas elaborar,  tu cerebro las recibirá como “instrucciones” que poco a poco se convierten en una reprogramación para tu mente. Cuando tu mente queda re-programada, en positivo, es mucho más fácil que tengas pensamientos positivos de manera casi espontánea, pues esa re-programación proviene de tu mente subconsciente.

Este proceso de re-programación de tu mente subconsciente puede tomar algún tiempo, por lo tanto, lo que debes hacer es repetirte –conscientemente- frases positivas y, muy importante, no se trata de que solo te repitas frases positivas, también debes reforzarlas con tu acciones positivas. De esta forma “convencerás” de una mejor forma a tu cerebro del hecho de que para ti “hablar en público es fácil y que te gusta”.

¿Qué otra frase positiva podrías crear para reducir tu temor o fobia a hablar en público? Por favor incluye tus frases positivas en nuestra sección de comentarios.

Gracias,

Arturo Reyna.

Publicado en Fobia a Hablar en Público, Temor a Hablar en Público | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Recursos que pueden ayudarte a reducir tu fobia o temor a hablar en público

Una de las principales causas que te podrían generar ese sentimiento de fobia o temor a hablar en público es el hecho de sentir que tú estás siendo el foco de la atención. Esto sucede precisamente porque tus pensamientos gobiernan tus actos, es decir, si tú piensas que las demás personas están enfocadas en ti, eso probablemente se hará sentir incómodo(a) y por ende se incrementará tu nivel de ansiedad.

Para reducir ese tipo de sensaciones, que te puedan estar provocando la fobia o temor a hablar en público, te aconsejo que acompañes tu exposición o presentación con otros recursos o elementos físicos que también atraigan la atención de tu audiencia. Esto te ayudará a sentir que la atención de los demás ya no se concentra en ti al cien por ciento sino que ahora también “se comparte” con tus otros recursos de exposición.

Algunos ejemplos de estos elementos o recursos pueden ser; una presentación hecha en PowerPoint o en un programa similar, un cartel, incluso –cuando aplique- puedes entregar algún tipo de material impreso a cada miembro de tu audiencia, también podrías presentar un vídeo y mostrar fotografías etc…

En muchas ocasiones, también te puede funcionar muy bien el hecho de presentar cosas que apoyen e ilustren mejor tu exposición. Por ejemplo, si vas a exponer sobre “Las nuevas técnicas de cultivo para alimentos orgánicos”, podrías acompañar tu exposición con frutas y vegetales orgánicos que hayan sido cultivados siguiendo esas técnicas que estás describiendo y, conforme las vas mencionando, puedes hacer circular esas muestras reales de frutas y vegetales, entre tu audiencia. Finalmente, en este ejemplo, incluso podrías agregar una actividad de degustación de dichas frutas y vegetales, esto seguramente será del agrado de tu audiencia y también será un momento en el que tú sentirás que toda la atención no está cien por ciento puesta en ti.

¿Has hecho algo similar en alguna de tus exposiciones? ¿Qué resultados obtuviste? Por favor cuéntame tus experiencias en la sección de comentarios.

Gracias,

Arturo Reyna.

Publicado en Curso Hablar en Público, Fobia a Hablar en Público, Temor a Hablar en Público | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Es conveniente medicarte para reducir tu fobia a hablar en público?

Navegando recientemente por internet, me encontré con algunos comentarios de personas que aseguran que -para reducir su fobia o temor a hablar en público- necesitan tomar ciertos medicamentos, algunos de los cuáles, solo se pueden comprar y administrar con prescripción médica. Es importante reflexionar sobre este tema y plantearnos la pregunta ¿Es conveniente medicarse para reducir la fobia o el temor a hablar en público?

Luego de meditar sobre esto, llegué a una serie de conclusiones que, con todo gusto, comparto contigo a continuación.

La persona que ingiere algún medicamento con el propósito de reducir su fobia o temor a hablar en público, seguramente lo que está buscando es un efecto tranquilizante, algo que le ayude a “controlar sus nervios” y que le reduzca esa sensación de ansiedad que siente antes de hablar en público.

Personalmente, pienso que mientras menos componentes químicos consumamos, es mejor para nuestro cuerpo. Por supuesto, hay casos en los que nuestro cuerpo necesita un medicamento específico, por ejemplo, en el caso de una enfermedad del corazón o algo similar en el que la mejor y más efectiva cura quizá provenga de algún medicamento de origen químico. Los medicamentos químicos tienen su razón de ser, y seguramente –la mayor parte de ellos- brindan algún beneficio para nuestra salud, sin embargo, cuando se trata de minimizar los efectos de la fobia a hablar en público, pienso que los medicamentos no son el mejor camino a seguir.

Como ya lo he mencionado en otros de mis artículos, lo más efectivo para que puedas reducir –en forma natural- esa sensación de nerviosismo o de temor que sientes antes de hablar en público, es que prepares adecuadamente tu tema. Una adecuada preparación se traducirá en confianza y seguridad para ti, pues tendrás un completo control sobre el tema del cuál que vas a hablar.

Otro aspecto que te ayudará mucho es practicar constantemente. Mientas más hables en público, mayor confianza y seguridad irás ganando pues te irás familiarizando cada vez más con esta actividad hasta que incluso, puedas convertirla en una habilidad. Así es que aprovecha todas y cada una de las oportunidades que se te presenten para hablar en público, no importa si algunas de ellas duran solamente algunos segundos.

Un método natural y muy efectivo para reducir significativamente esos nervios que sientes antes de hablar en público, consiste en respirar profundamente durante treinta segundos justo un par de minutos antes de iniciar tu presentación. Este ejercicio de respiración te ayudará a oxigenar tu cerebro adecuadamente, esto te permitirá mantener todas las ideas claras en tu mente y también te ayudará a coordinar tu lenguaje corporal de una forma más natural y espontánea.

Si aún con estas recomendaciones, sientes la necesidad de tomar algún tipo de tranquilizante, te recomiendo que todo lo que tomes sea cien por ciento natural. Por ejemplo, puedes tomar un té de manzanilla (Matricaria recutita) o también un té de tilo o tila (Tilia europea).

En conclusión, considero que no es conveniente medicarte para reducir tu fobia o temor a hablar en público. Lo que tienes que hacer es prepararte en forma adecuada, practicar constantemente y respirar profundamente antes de iniciar tu presentación. En un caso extremo, si necesitas un tranquilizante natural, tómate una taza de té como la manzanilla o el tilo o tila treinta minutos antes de tu presentación.  

Por favor déjame un comentario contándome si alguna vez haz tomado algún tipo de tranquilizante antes de hablar en público y qué resultados haz tenido.

Gracias,

Arturo Reyna.

Publicado en Curso Hablar en Público, Fobia a Hablar en Público, Temor a Hablar en Público | Etiquetado , , | 3 comentarios

Tu fobia o temor a hablar en público no se soluciona aprendiendo tus discursos de memoria

 

Sir Winston Churchill dejó de aprender sus discursos de memoria

Es muy probable que, en un esfuerzo por reducir tu fobia o temor a hablar en público y sentirte un poco más seguro y confiado, caigas en la tentación de aprender tu discurso de memoria. Esta acción podría parecer muy lógica y conveniente, sin embargo, es una técnica que muy probablemente podría traicionarte.

 

Memorizar tu discurso podría hacerte sentir seguro pues aparentemente te “garantizaría” que no podrías fallar pues tendrías el discurso grabado, palabra por palabra, en tu mente. Sin embargo, esta práctica no es recomendable para reducir tu fobia o temor a hablar en público pues su uso ha dado serios problemas a muchas personas a quienes, llegado el momento de hablar en público, con cierto temor, sus mentes se han quedado completamente en blanco y sin saber qué decir.

El Sr. Dale Carnegie, en su libro El camino fácil y rápido para hablar eficazmente, habla de este tema con la siguiente reflexión “El hombre que redacta y aprende de memoria sus discursos desperdicia su tiempo y energías y ronda en torno al desastre. Durante toda nuestra vida hemos hablado espontáneamente. No hemos estado pensando en las palabras. Hemos pensado en ideas. Si nuestras ideas son claras, las palabras surgen natural e inconscientemente, del mismo modo que respiramos”.

Es por ello que, para reducir tu fobia o temor a hablar en público, la mejor recomendación es que en vez de memorizar tu discurso, palabra por palabra, es mejor que tengas claras en tu mente las ideas sobre las que deseas hablar. En la medida que dichas ideas estén claras en tu mente, las palabras que debas decir brotarán de forma espontánea.

El Sr. Carnegie cita como ejemplo de esta lección lo ocurrido una vez al Sir Winston Churchill, Primer Ministro Británico en la época de la segunda guerra mundial. Según cuenta el Sr. Carnegie, el Sir Winston Churchill preparaba, redactaba y aprendía sus discursos de memoria. Sin embargo un día, frente al Parlamento británico olvidó por completo su discurso memorizado y su mente quedó en blanco. Hizo varios intentos por reiniciar su discurso repitiendo su última frase desde el principio pero fue en vano. Sonrojado y humillado optó por sentarse. Desde ese momento, Sir Winston Churchill nunca intentó nuevamente pronunciar un discurso de memoria.

Otro gran beneficio de no memorizar tus discursos es que los mismos se verán más naturales y espontáneos. Un discurso memorizado, si logras recordarlo, sonará muy mecanizado y hasta ensayado. Recuerda, si toda la vida has hablado espontáneamente, no hay razón para intentar cambiar esto cuando hables ante el público.

¿Haz intentado memorizar algún discurso anteriormente? Cuéntame qué experiencias haz tenido en la sección de comentarios.

Saludos,

Arturo Reyna.

Publicado en Curso Hablar en Público, Fobia a Hablar en Público, Temor a Hablar en Público | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Qué habrías hecho si nunca hubieras sentido fobia o temor a hablar en público?

En otras ocasiones, hemos hablado sobre la fobia o el temor a hablar en público como algo que te ha estado limitando, como una barrera para tu desarrollo personal y profesional. Hoy te propongo que abordemos el tema bajo una perspectiva diferente. Vamos a reflexionar sobre ¿qué habrías hecho si nunca hubieras sentido fobia o temor a hablar en público?

Cuando sentimos algún tipo de temor o miedo hacia algo, es normal que nos abstengamos de hacer dicha actividad o que la hagamos de la forma más limitada posible para evitar con ello la incomodidad que nos genera esa sensación de temor. Sin embargo, muchas de esas actividades que evitamos realizar –por temor- podrían significarnos grandes beneficios de todo tipo, pero al decir no hacerlas, también decidimos perdernos de dichos beneficios.

Por ejemplo, una persona que le tiende miedo al agua –por no saber nadar- seguramente evitará meterse a una piscina o alberca pues siente temor al hecho de poder ahogarse. El hecho de que esta persona se abstenga a intentar nadar, también le está impidiendo obtener otros beneficios como la diversión, entretenimiento y, sobre todo, una mejor salud por el ejercicio físico tan completo que esta actividad representa.

El sentir fobia o temor a hablar en público, seguramente hará que tú procures evitar el hablar en público y, por ende, también evitarás –quizás sin darte cuenta- recibir todos los beneficios que esta actividad te puede representar. Dentro de los principales beneficios de los que podrías estarte perdiendo están, primero, ganar una mayor experiencia y mejorar tus habilidades para hablar en público, segundo, la oportunidad de destacar dentro de tu grupo laboral, tercero, consolidarte como un(a) líder pues habrás estado evitando dirigirte a ellos en grupo.

Es por ello que, por un momento, quiero pedirte que te imagines ¿Cómo sería tu vida si nunca hubieses sentido fobia o temor a hablar en público?  ¿Qué oportunidades hubieras podido aprovechar? ¿Qué puesto estarías ocupando hoy en la compañía para la cual trabajas? ¿Cuál sería tu nivel de ingresos actual? Quiero que en este momento, cierres tus ojos durante cinco minutos, respires lenta y profundamente y medites sobre esto.

**Reporte Gratuito: Cómo Superar El Miedo a Hablar en Público en 5 Pasos.

Haz Clic Aquí y Descárgalo AHORA 

Durante esta reflexión, seguramente te has imaginado –a ti mismo- viviendo en una mejor situación que la que estás viviendo actualmente. Bueno, déjame decirte que todas esas buenas cosas que has imaginado, son cosas que sí puedes hacer realidad y, para lograrlas, solo necesitas hacer a un lado esa fobia o temor a hablar en público.

Ciertamente la fobia o temor a hablar en público ha estado ahí por mucho tiempo, te ha venido acompañando día con día, pero esa situación sí puede cambiar, tú la puedes cambiar con tu acción decidida y el firme deseo de superarlo. Recuerda, no eres la única persona que ha sentido miedo a hablar en público, y tampoco serás la última en superarlo y en liberarse de esas ataduras para siempre. Ánimo!

Mucho te agradeceré si me dejas un comentario sobre este artículo que acabas de leer y también cuéntame un poco acerca tus principales inquietudes sobre el tema de la fobia o temor a hablar en público, personalmente estaré contestando tus preguntas y comentarios.

Gracias,

Arturo Reyna

Publicado en Curso Hablar en Público, Fobia a Hablar en Público, Temor a Hablar en Público | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Cambiar tus hábitos puede ayudarte a vencer la fobia a hablar en público

El cerebro humano puede cambiar

Todos los seres humanos somos seres de hábitos es decir que, desde que nacemos hemos venido realizando –de manera constante y repetitiva- ciertas rutinas que, con el paso del tiempo, se han instalado en nuestra mente hasta convertirse en acciones o reacciones que efectuamos de manera  inconsciente.

La fobia o temor a hablar en público que tú sientes actualmente se debe, en buena medida, al hecho de que no tienes aún instalado en tu mente el hábito de hablar en público. Es por ello que, cuando te dispones a hacerlo, sientes temor o miedo pues hablar en público es una actividad que tu mente no tiene registrada como una experiencia previa.

De acuerdo con el Sr. Yesid Barrera, un experto en el tema de cambio de hábitos, existen dos tipos principales de hábitos; los hábitos limitantes y los hábitos desarrolladores. Según el Sr. Barrera, un hábito limitante es aquel que nos debilita y que poco a poco nos arrincona pues al ser repetido todo el tiempo, nos atrapa. Un buen ejemplo de este tipo de hábito es el “hábito de NO hablar en público”. Este es un punto muy interesante pues el hecho de que tú no tengas el hábito de hablar en público, significa que tienes el “hábito de NO hablar en público” y, este hábito, es el principal causante de tu fobia o de tu temor a hablar en público.

Lo más relevante del tema de los hábitos, es que todos podemos crearlos, instalarlos en nuestra mente y luego –si así lo deseamos- podemos volver a desinstalarlos. ¿Cuál es la “fórmula mágica” que rige la instalación y la desinstalación de un hábito en nuestra mente? La repetición.

La repetición de ciertas acciones, por un período de tiempo determinado, es la que produce la instalación de un hábito. Por ejemplo, el hecho de que tú –en repetidas ocasiones- evadas la oportunidad de hablar en público es lo que ha provocado que tengas instalado en tu mente el hábito de no hablar en público.

Los neurocientíficos explican este fenómeno con base en el principio de la neuroplasticidad, el cual nos dice que nuestro cerebro tiene la capacidad de cambiar. Estos cambios se generan, como lo he dicho antes, por medio de la repetición de ciertas acciones, las cuales producen un cambio en las conexiones neuronales de nuestro cerebro y esto es lo que permite que se instalen nuevos hábitos en nuestra mente.

El reto que tú debes asumir y afrontar consiste en decidirte a cambiar ese hábito limitante, el hábito de NO hablar en público, por un hábito desarrollador como el hábito de SI hablar en público. Este cambio inicia con una simple decisión a nivel consciente, apoyada por todos los beneficios que te significará el hecho de dejar o abandonar ese hábito limitante, sumado a todos los beneficios que también obtendrás al adquirir ese nuevo hábito desarrollador el cuál te ayudará a expandir tu potencial.

Una forma fácil en la que puedes iniciar con este cambio de hábitos es que, a partir de hoy, te decidas a aprovechar todas las oportunidades de hablar en público que se te presenten, no importa si se trata de presentaciones cortas e informales, de hecho, este tipo de presentaciones serán las que te permitan iniciar más rápidamente con este cambio de hábitos, así es que no lo dudes más y aprovéchalas al máximo.

Mucho te agradeceré si me dejas un comentario sobre este artículo que acabas de leer y también cuéntame un poco sobre tus principales inquietudes relacionadas al tema de la fobia o temor a hablar en público, personalmente estaré contestando tus preguntas y comentarios.

Gracias,

Arturo Reyna

Publicado en Curso Hablar en Público, Fobia a Hablar en Público, Temor a Hablar en Público | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La timidez, una de las principales causas de la fobia o temor a hablar en público



Al analizar a profundidad las principales causas que generan fobia o temor a hablar en público, nos encontramos con una causa que se presenta muy frecuentemente en un gran número de casos; la timidez.

La timidez representa uno de los obstáculos más comunes y que con mayor frecuencia limita a las personas en su capacidad para comunicarse efectivamente. Según algunos estudios, más del 80% de las personas aseguran haber sufrido de timidez en algún momento de sus vidas.

Una de las principales causas que provocan que las personas tímidas sientan fobia o temor a hablar en público, es el temor al fracaso. Esa sensación les produce ansiedad pues constantemente están pensando que deben actuar bien, dar una buena impresión y no “defraudar” a los demás. Este tipo de presiones que interactúan en la mente de una persona que padece de timidez hace que se limite a actuar y, por lo tanto, evita ponerse a prueba.

Cuando una persona que siente fobia o temor a hablar en público no logra controlar su timidez, constantemente está generando una imagen negativa de sí misma y el constante reforzamiento de dicha imagen es lo que no le permite superar ese estado con facilidad. Por ello, al hablar en público, se siente incómoda, habla con monotonía, habla con rapidez, su lenguaje corporal es rígido, rara vez sonríe, evita el contacto visual etc…

¿Es posible superar la fobia o temor a hablar en público al controlar la timidez? Por supuesto que sí. El controlar tu timidez te permitirá desarrollar una mayor autoconfianza y eso te permitirá, a su vez, superar tu fobia o temor a hablar en público. Y es que, la timidez que sientes, no es más que el resultado de haberte estado enfocando en tus probables debilidades en vez de hacerlo en tus potenciales fortalezas.

Es por ello que, una de las técnicas más efectivas para revertir esta situación es repetirte constantemente afirmaciones de poder. Estas afirmaciones de poder son frases positivas que poco a poco irán instalando en tu mente una nueva y positiva imagen de ti mismo(a). Este cambio de imagen, de una persona tímida a una persona con gran autoconfianza, permitirá que logres mejorar tu efectividad al hablar en público.

Algunos ejemplos de estas afirmaciones de poder son “Hablar en público es fácil, me gusta”, “Cada día mejoro mis habilidades para hablar en público” y “Estoy feliz y agradecido(a) porque siento confianza y seguridad al hablar en público”.

Estos son solamente algunos ejemplos que puedes utilizar, por supuesto, tú puedes crear algunos nuevos. Lo más importante es que sean frases positivas y que te ayuden a visualizarte teniendo éxito al hablar en público. Mi recomendación es que tengas al menos 3 afirmaciones de poder y que repitas una de ellas 20 veces, 3 veces al día. Es decir, por la mañana repite 20 veces tu primera afirmación de poder, al medio día repite 20 veces tu segunda frase de poder y por la noche repite 20 veces la tercera frase. Deja para la noche la afirmación de poder que consideres que tenga el más alto impacto.

Mucho te agradeceré si me dejas un comentario sobre este artículo que acabas de leer y también cuéntame un poco sobre tus principales inquietudes sobre el tema de la fobia o temor a hablar en público, personalmente estaré contestando tus preguntas y comentarios.

Gracias,

Arturo Reyna

Publicado en Curso Hablar en Público, Fobia a Hablar en Público, Temor a Hablar en Público | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios